«Atesorar lo inútil»

«¿Dónde nace el amor a sí mismo?»
5 marzo, 2018

Pocas cosas le cuestan tanto a nuestro «ego» como es el desapego o el desprendimiento, aun cuando no le sirva para nada todo lo que acumula.

[Video]

Aunque nos resulte difícil creer la mayoría de las personas tenemos tendencia a atesorar todo tipo de cosas, y no solo en los cajones, estanterías, bibliotecas, armarios, clóset, por ejemplo, sino también en el corazón. Podemos convertir, incluso nuestro corazón, el interior de nuestro ser, en una especie de «cuartito del fondo» donde acumulamos todo tipo de cosas y trastos. ¡No los necesitas! ¡No te hacen falta! ¡Deshazte de ellos!. Pocas cosas le cuestan tanto a nuestro «ego» como es el desapego o el desprendimiento, aun cuando no le sirva para nada todo lo que acumula. ¿Por qué guardamos rencor? ¿Por qué cultivamos resentimientos? ¿Para qué damos vueltas y vueltas en pensamientos que nos dañan y lastiman? ¿Con qué fin alimentamos el odio?

¿A quién beneficia? ¿A quién hace bien? ¿A quién ayuda a ser feliz y pleno tener todo eso en el corazón? El «ego» prefiere retener todo eso, en lugar de liberarse de ello y compartir y disfrutar de la vida. La plenitud, la felicidad, la paz que buscamos en nuestra vida comienza cuando sabemos conservar en el corazón lo que nos hace felices para hacer felices a otros, y en deshacernos de todo aquello que nos enturbia el corazón. ¡Vacíate! ¡Despójate! ¡Libérate! Ese «vacío interior» que llegarás a experimentar cuando deseches todo lo que no te ayuda para vivir en paz se llama libertad. Y quien es libre para amar, ha comenzado a ser feliz.

P. Javier Rojas, SJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *